Olympe-157.jpg
Olympe-123.jpg
Olympe-165.jpg
Olympe-160.jpg
Olympe-157.jpg

Bienvenida


SCROLL DOWN

Bienvenida


 

bienvenid@
querid@ visitante

Si estás aquí es porque seguramente buscas un especialista o, al menos consideras la idea de consultar a uno.

Plantearse esto no es siempre fácil, ¿verdad?
¿A quién acudir?, ¿un psicoterapeuta, un coach, un psicólogo, un psicoanalista…?
De hecho, ¿cuál es la diferencia?

¿Es realmente el momento oportuno?, ¿es verdaderamente necesario?

En esta página, y más aún en nuestro primer encuentro, encontrarás elementos para dar con las respuestas a todas estas preguntas.

Te propongo una PRIMERA SESIÓN de una hora por 10€.

Para poder CONOCERNOS, que pueda responder a tus PREGUNTAS y evaluar tus NECESIDADES.

Entonces, si te parece bien que continuemos juntos, puedes elegir uno de los 3 bonos que tienes a tu disposición

 

 
Olympe-123.jpg

Tu Terapeuta


Tu Terapeuta


Mi papel es el de ayudarte a comprender cómo te has construido por dentro, con tus fragilidades y también tus fuerzas, para que puedas sobrepasar e incluso transformar las dificultades que encuentras en el terreno psicológico, emocional o físico.

¿Cómo?

  • Es necesario que te sientas a gusto y que se establezca un vínculo de confianza, sin esta confianza, no es posible abrirse y no se avanzaría.

  • Juntos identificaremos y aclararemos lo que te ha llevado a mi consulta. Alcanzar tu objetivo será nuestro contrato moral.

    Finalmente, trabajaremos en desentrañar lo que te frena y también, en hacerte consciente y así reforzar lo que te ayuda.

Para este fin, dispongo de múltiples métodos: la osteopatía craneosacral y el dialogo, por supuesto, pero también ejercicios ideados a medida, ya sean muy pragmáticos o, por qué no, con hipnosis y meditación guiada. Todo depende de tus necesidades, tu objetivo y tus gustos.

¿Durante cuánto tiempo?

Hasta que percibas y sientas que has alcanzado el objetivo que te había conducido hasta mí.

Todo depende de tu personalidad, tu historia y tu manera de evolucionar.

En general, de 5 a 10 sesiones de 1h/1h30 serían suficientes.

Trayectoria

Antes, era jefa de proyectos en una agencia de eventos en París.

Inconsciente de mi hipersensibilidad, veía la PNL como una manera de añadir una habilidad más a mi repertorio y me fui a Canadá para formarme

Allí se reveló mi vocación. Completé la formación y pasé casi 7 años en Montreal.

Más de 10 años después de mis primeros pasos en psicología, todavía siento la misma pasión por la gente, su visión, su realidad, sus emociones y sobre todo, los caminos que les permiten evolucionar.

¡Y mi sensibilidad se ha convertido en mi mejor cualidad!

A menudo, cuando mis clientes me agradecen el haberlos ayudado, yo les respondo que, primeramente, son ellos mismos los que se han ayudado ofreciéndose las sesiones, y que, de paso, me permiten hacer lo que más me gusta del mundo

Formación

  • 3 años de formación en Programación Neurolingüística (PNL) como coach certificada por la CQPNL- Montreal.


  • 1 año de formación en osteopatía energética con Séverine Bouchereau – Montreal 


  • 2 años de formación en mindfulness y meditación activa con Sophie Gilbert – Montreal


  • 2 años de formación en osteopatía craneosacral con Catherine Béchard - Barcelona

Olympe-165.jpg

Tarifas


Tarifas


Osteo

Sesión de 1h: 30€

Psico

1er encuentro:
10€ por 1h

Pack 5h:
250€

Pack 8h:
360€

Pack 13h:
520€

Sesión suelta:
60€ por 1h o 80€ por 1h30

Olympe-160.jpg

testimonios


testimonios


 "Después de una ruptura dolorosa, buscaba un apoyo, alguien que me ayudara a comprender mejor lo que había pasado y a explorar ciertos comportamientos en mí que socavaban mis relaciones. Olympe tiene un enfoque lleno de energía y de empatía, que nos ha permitido abordar estos temas con sinceridad, dentro de un ambiente emocionalmente seguro. He aprendido mucho de mis interacciones con ella, y gracias a nuestro intercambio de impresiones, enfrento desde entonces, de manera muy diferente, ciertas situaciones que me eran difíciles en el pasado. ¡Gracias!”


«Hacía 6 meses que había tenido a mi primer hijo, 8 meses que había llegado a Barcelona para seguir a mi compañero. Tenía totalmente la necesidad de volver a tomar las riendas de mi vida, en medio de ese gran cambio para finalmente decidir lo que iba a hacer.

La primera etapa fue, para empezar, la de recuperarme, Yo sentía una llama tan pequeña en el fondo de mi alma, me faltaba encontrar los medios para reconstruir la fuerza interior. Necesitaba fuerzas y apoyo externo.

Empecé por lo que conocía, las sesiones de yoga y varias sesiones de acupuntura, cuando alguien me habló de una francesa que vivía en mi barrio, en la tarjeta de visita salía la palabra «elegir» Esta palabra me hablaba directamente. Elegir, dentro de un periodo de renovación muy fuerte. Reencontré la escucha sensible que buscaba, conmigo misma y de mi situación, para avanzar a mi manera.

Elegí llamar a Olympe, quien me propuso algo simple: trabajar sobre un objetivo a conseguir en 5 sesiones. La primera sesión era un encuentro sin compromiso. Esto enseguida me gustó y me reconfirmó, porque yo siempre había sido reticente a los enfoques de psicología clásica que duran años.

Desde el primer encuentro, descubrí que Olympe proponía un enfoque metódico, estructurado, donde sabíamos a dónde nos dirigíamos y la palabra iba libre, de mujer a mujer, de una manera abierta y generosa. Y además, descubrí que Olympe había pasado también por etapas muy similares en su vida, ella me permitió poner muchas palabras a lo que estaba viviendo.

Cinco sesiones durante las que encontré:

  • Un gran espacio para la palabra y la reflexión. saqué todo lo que tenía dentro, verbalicé, formulé una gran parte de lo que vivía, a menudo cosas difíciles de explicar en mi entorno, y esto me permitió encontrarle un sentido y soluciones.

  • La sensación de ofrecerme a mí misma un tiempo « para mí ». Así, yo salía de ahí cada vez con el beneficio de agrandarme, ser libre, intelectualmente más construida y con la agradable sensación de « reencontrarse »

  • Herramientas y consejos para seguir, como los de la Comunicación no violenta.

¡Tantos beneficios y, por supuesto, un muy bonito encuentro!»


« La primera vez que me dijeron: “Quizás deberías ir a ver a un psico?” no me gustó nada. Recuerdo que pensé: “No estoy loco, para empezar. Y además no necesito a nadie, soy capaz de cuidar de mí mismo. Y más allá de eso, tengo cosas mejores que hacer que mirarme el ombligo, mi ego no es interesante, el mundo lo es”. Pero no funcionó.

Algunos meses más tarde, como no tenía la impresión de que las cosas mejoraran, cambié de opinión y terminé pidiendo una cita. Me sentí sorprendido, primero de todo porque me divertí durante la sesión, lo cual no estaba previsto con el estado de estrés con el que acudí. Me divertí porque la psico hacía bromas mientras hablábamos y conversábamos, y esto me convenía. Tenía miedo del diván y de los silencios marcados con un 'hmmm' que me había imaginado al ver psicólogos en el cine. También me divertí porque, después de haberle dado tantas vueltas a las mismas cosas yo solo en la cabeza durante mucho tiempo, encontrar un lugar donde soltarlas, donde tomarlas un poco menos en serio, donde el acuerdo es no hacer ningún juicio durante una pequeña hora, es liberador. Y en este caso la risa viene rápido, nos reímos y nos sentimos más ligeros.

Sin embargo, en aquella época yo creía fuertemente que analizando los problemas podíamos resolverlos, a condición de cortarlos en trozos suficientemente pequeños para ser abordados uno después del otro. Yo sabía bien, lo había aprendido en el colegio, que existía algo que se llamaba inconsciente, pero era un saber teórico, nunca lo había sentido.

Descubrir en la consulta de esta psico que algunas cosas se ponían en su sitio, casi sin darme cuenta, escondidas detrás de nuestras conversaciones, casi en mi espalda, un poco como cuando un problema parece que no tenga solución por la noche al irte a dormir y que la solución aparezca clarísima por la mañana, esto fue una verdadera fuente de alegría.»


«Es difícil resumir en algunas palabras el trabajo que podemos realizar con Olympe. Gracias a su acompañamiento he podido evolucionar y superar barreras que estaban profundamente ancladas. Ya que toda la magia de su método está presente. Además de una capacidad de escuchar preciosa, ella da herramientas de trabajo personal que permiten ser capaz de resolver todo tipo de situaciones de forma autónoma. Y esto es lo que marca la diferencia. ¡Es un verdadero proceso de transformación!»


« Desde hacía meses luchaba contra mí misma intentando digerir un amor perdido, una relación complicada que terminó dejándome con mis dudas, mis interrogantes, mis angustias y, sobre todo, un dolor inmenso. Pero, ¿quién no ha conocido nunca un desgarro, una ruptura sentimental? Esto puede parecer tan banal que intenté salir de esto sola, apoyada por mi entorno. Y entonces algo hizo click. Una conversación con una amiga cercana, la enésima crisis de sollozos, ya era demasiado; y entonces un anuncio de coaching evolutivo en las redes sociales, así decidí contactar con Olympe.

Me acuerdo del día de nuestro primer encuentro. Tenía miedo, me preguntaba por qué había decidido explicar mi vida a una desconocida; iba a parecer ridícula. Y entonces, como no soy una persona que se eche atrás, fui porque de todas formas, no tenía nada que perder.

Acogida por una gran sonrisa y una amabilidad que sentí de inmediato, enseguida me sentí a gusto. Y al contrario de lo que había pensado, pude expresarme y explicar el objetivo de mi plan. Todo fue bien: Olympe tiene una calidad de escucha y de análisis evidentemente excepcional. Enseguida me ha dado confianza.

Después de cada sesión, salía con ganas de avanzar, era como un nuevo reto que se presentaba: simplemente conocerme a mí misma. En las entrevistas pusimos palabras a esta ruptura, la analizamos y conseguimos retener solo los elementos positivos.

Ahora ya se han terminado las sesiones, soy nuevamente capaz de volar con mis propias alas. Ciertamente, no he olvidado la historia de amor ni lo que la ruptura provocó en mí. Pero, sobre todo, le he dado un nuevo impulso a mi vida, nuevos proyectos y un mejor conocimiento y escucha de mí misma.

No puedo más que recomendar el método de Olympe para todos aquellos que desean reencontrar la paz interior »